El Fondo Mundial firmó récord de $ 8.540 millones en subvenciones

Fuente: lacfondomundial.org

12 de enero de 2021

Ginebra.- En 2020, el Fondo Mundial firmó 157 subvenciones por un total de 8.540 millones de dólares para programas contra el VIH, la tuberculosis y la malaria que salvan vidas y fortalecen los sistemas de salud. Esta es la mayor cantidad de subvenciones jamás firmadas en un solo año por el Fondo Mundial. Las subvenciones comenzarán a implementarse este mes.

“Este es un logro excepcional que ayudará a más de 100 países a continuar la lucha crítica contra el VIH, la tuberculosis y la malaria, epidemias que matan a más de 2,3 millones de personas cada año”, dijo Peter Sands, director ejecutivo del Fondo Mundial. “A medida que la pandemia de COVID-19 recarga los sistemas de salud de todo el mundo, ahora es más importante que nunca que garanticemos que los países tengan los recursos que necesitan para combatir el VIH, la tuberculosis y la malaria y para fortalecer los sistemas de salud necesarios para responder a las cuatro enfermedades”.

El Fondo Mundial tiene un total de US $ 12.710 millones disponibles en asignaciones para el ciclo de financiamiento que se extiende desde 2020-2022. De estos fondos, el Fondo Mundial había planeado que se aprobaran subvenciones por valor de US $ 8.900 millones en 2020, y los fondos restantes se inicien en fechas posteriores. Al 31 de diciembre, se habían firmado US $ 8,54 de las subvenciones aprobadas y comenzaron a implementarse este mes; dos países estaban todavía en el proceso de firmas, por un valor de 660 millones de dólares.

“Incluso en medio de una nueva pandemia mundial, durante un año extraordinariamente desafiante, la asociación del Fondo Mundial ha ayudado a los países a desarrollar subvenciones de manera más rápida y eficaz que nunca”, dijo Donald Kaberuka, presidente de la Junta Directiva del Fondo Mundial. “Se ha firmado un récord del 67% de las subvenciones para el ciclo de financiación 2020-2022, en comparación con el 50% de las subvenciones firmadas al mismo tiempo en el último ciclo de financiación, lo que representa un aumento notable en el rendimiento”.

En comparación, al mismo tiempo en el ciclo de financiamiento 2017-2019, el Fondo Mundial firmó subvenciones por valor de US $ 5,2 mil millones de una asignación de financiamiento de US $ 10,3 mil millones.

Durante el año pasado, el Fondo Mundial ha apoyado a los socios implementadores y los Mecanismos de Coordinación de País (el comité de la comunidad local, el gobierno y los expertos en salud que desarrollan y orientan los programas respaldados por el Fondo Mundial en un país) para desarrollar solicitudes de financiamiento detalladas para que los programas respondan las epidemias a nivel de país. Como parte del proceso de otorgamiento de subvenciones del Fondo Mundial, todas las solicitudes de financiamiento son revisadas por un Panel de Revisión Técnica independiente y luego por el Comité de Aprobación de Subvenciones para verificar su calidad y exhaustividad antes de ir a la Junta Directiva del Fondo Mundial para su aprobación final. Una vez que el Fondo Mundial y los socios implementadores firman la subvención, puede comenzar la implementación de los programas.

El Fondo Mundial está muy agradecido por el continuo apoyo de los donantes a su financiación, ya que las promesas hechas en la Conferencia de Reposición que batió récords en Lyon, en octubre de 2019, se están convirtiendo en contribuciones en efectivo. Mantener los niveles de financiación para la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria es vital en un momento en que las interrupciones relacionadas con la pandemia de COVID-19 amenazan con revertir muchos años de progreso contra las tres enfermedades.

Además de las nuevas subvenciones otorgadas para combatir el VIH, la tuberculosis y la malaria, el Fondo Mundial ha aprobado US $ 980 millones en fondos adicionales para 106 países de ingresos bajos y medianos y 14 programas multipaís para responder al COVID-19 en 2020.

El Fondo Mundial ha estimado que necesita otros US $ 5 mil millones, además de su financiamiento básico, para ayudar a los países a responder a la pandemia reforzando las respuestas nacionales al COVID-19; mitigar el impacto de COVID-19 en los programas de lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria que salvan vidas; y realizar mejoras urgentes en los sistemas de salud y comunitarios.